10 de enero de 2013

AÑO NUEVO PROFESOR NUEVO

Ale! Ya estoy de nuevo en París. 

Casi he venido rodando, porque me querían cobrar exceso de equipaje, pero no por la maleta, nooo, sino porque he estado unos días en Bilbao y Castellón castigando mi hígado y saltándome el régimen de visitas a la nevera.


¿Sabiais que al pronunciar la frase: "Estas fiestas he engordado" se queman 150 calorías? Que noooo, que es broma. (ya os imagino habiendo pronunciado 4 ó 5 veces antes de ver que era broma)

Pues nada, ahora estoy de vuelta, menos fresca y más lozana que cuando me fui.

En este post había pensado hablar del hueco insustituible que ha dejado en mi la marcha de mi profesor de Francés, ese hombre tierno y comprensivo que ha preferido irse a Rusia que volver a darme una hora de clase. Era un encanto, mas majo él. Le voy a echar de menos, sobretodo ahora que sabia pronunciar su nombre;  Gregoire. (/greguar/ con "r" d gorgorito)

Pero me he puesto a escribir y lo que me ha salido es una evaluación del ya difunto 2012, y es que ha sido un año interesante.

Lo primero que me ha venido a la cabeza son mis propósitos de año nuevo.
  1. Aprender Francés, este tema me tiene sensible por lo que ya he comentado antes (pero es que no me lo quito de la cabeza ¿Quien demonios se va a Rusia?, que allí solo hay montañas rusas y ensaladilla ¡Quien!)
  2. Conseguir el Tupé de Imanol Arias.
  3. Dominar el mundo
  4. Ver las películas de  "Harry Potter" y no decir todo el rato; "Viene a tu casa un tipo con pinta de vagabundo y te dice que eres mago y tu te lo crees, mucha lógica"
  5. Mi propósito colectivo para el 2013 es que cambiéis. Estoy descontento con vuestras vidas.

Pero como siempre dejo los propósitos sin cumplir, pues voy a revisar los propósitos para este año y ahora van a ser; 

Veréis como estos si los cumplo.
A lo que iba, que mi vida ha cambiado mucho en el ultimo año, porque empecé el 2012 poniendo una monísimas lamparas en mi casa de Madrid y lo terminé viviendo en París.
En este tiempo he aprendido muchas cosas, entre ella el vocabulario básico para sobrevivir:
  • Où sont les toilettes? (Uh sohn le tualeht?)
  •  Je ne parle pasfrançais(She ne pahrl pah frahnse) 
  • Je veux un croissant (She ve an cruasan)
  • Je ne comprends pas (She ne kohmprahn pah)
  • Je vais prendre un seize (esto me sirve para tomar la cerveza que me gusta)
  • Quatre-vingt-dix (kahtroh-vang-dis) (esto es el numero 90, y no me sirve mucho pero es que suena muy bonito)
Aquellos que entiendan algo del párrafo anterior, podrán percatarse de que he aprovechado muy bien el tiempo. A los demás... os dejo con la intriga.
He aprendido más palabras rimbombantes de esas que me encantan, que en francés hay muchas, pero las uso menos. Aunque tampoco creáis que he aprendido mucho mas.
Pero claro, todo esto yo creo que se debe a que los hermanos mayores son más inteligentes que los pequeños. No lo digo yo, lo dice Science y un grupo de científicos noruegos, que deben de ser todos primogénitos.
La explicación que se da a esta teoría es que los padres se esfuerzan más con los hermanos mayores que con los menores, y claro, yo soy la pequeña.
Del tiempo que llevo aquí lo que mas me ha gustado es que... que demonios es que VIVO EN PARÍS
Lo que mas echo de menos es a mi Mari, esa santa mujer que venia a mi casa 3 horas al día, esa "mujer que limpia", la "asistenta", la "chacha", mi auxiliar de limpieza, mi técnica de mantenimiento, la domadora de  la pelusas de debajo de la cama, mi antivirus, la cirujana plástica de mi hogar, la liberadora de espacio, mi testaferra que elimina pruebas... Y es que ahora y hasta que  me pueda comunicar con su homologa francesa soy YO la chacha.
Pues en estos quehaceres domésticos lo que mas me ha sorprendido son los pequeños detalles que mi Mari tenia conmigo, esos detalles imperceptibles pero que hacen de tu vida un paraíso de limpieza y seguridad.  Todo esto viene a que el otro día me puse a limpiar los cristales y he pasado la aspiradora debajo del sofá, y sin darme cuenta he dejado el sofá dos palmos más atrás, que en mi casa temporal es mucho, y lo he notado porque cuando me he ido a sentar a ver la tele casi me descoyunto.
Que triste si me hubiera quedado ahí tiesa, ya me veo en los periódicos;
"Española recién instalada en París se mata al ir a sentarse en el sofá a ver una tele que ni siquiera entendía"

¡Qué poco Glamour!
Yo soy una gran amante del caos. Me muevo bien entre el desorden ordenado de mi casa, las pinzas de la ropa en el cajón de los cubiertos, el tippex junto al cepillo de dientes en el baño y los patines en la cocina, pero esa Santa mujer consiguió lo que no había conseguido Mamá-Sita, y es que me haya hecho adicta al orden.
Mari fue todo un descubrimiento, y gracias a su trabajo, yo podía dedicar mi tiempo a vegetar en el sofá. 


En este post voy a aprovechar para empezar una nueva parte de este blog, que se llamará; LA REFLEXION SERIA DE SITA:
Un día dejas de pensar con el corazón, empiezas a pensar con la cabeza, empiezan a ir bien las cosas y, paradójicamente, te sientes peor.
¿A qué estas esperando? déjame un comentario!!!! 

4 comentarios:

  1. Sólo puedo decir que siempre me haces reír y eso ¡¡me encanta, porque me haces más feliz aquí!! :)

    ResponderEliminar
  2. Tu si q me encantas...y tu blog más!

    ResponderEliminar
  3. Me encanta la apreciación final...toda la razón!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fuerte! Dolorosa! y real como la vida misma

      Eliminar